Monfragüe 2018

Un año más, lxs belloterxs nos dirigimos rumbo a uno de los lugares más increíbles que existen en la Península: el Parque Nacional de Monfragüe.
Aunque la previsión meteorológica era poco optimista, no dejamos que eso nos frenara, y el viernes partimos rumbo a Villarreal de San Carlos, el que ha sido nuestro hogar estos días. Antes de eso y con más esperanza que otra cosa, hicimos una parada en el mirador de la Portilla del Tiétar para intentar ver águila imperial ibérica (Aquila adalberti), aunque sin éxito. Sin embargo, pudimos disfrutar de los primeros buitres leonados (Gyps fulvus) y del amarillo de los Narcisus bulbocodium y Narcisus triandus que inundaban el paisaje.
Ya en Villareal, después de instalarnos en los chozos, un primer paseo por los alrededores nos regaló los primeros herpetos del fin de semana, destacando el sapo corredor (Epidalea calamita), el tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) y el lagarto ocelado (Timon lepidus).
Volviendo al pueblo, el canto de las ranitas meridionales (Hyla meridionalis) anunciaba una noche de anfibios intensa. Los enormes gallipatos (Pleurodeles waltl) y el diminuto tritón ibérico (Lissotriton boscai)  destacaron entre los urodelos, mientras que los sapos corredor y común (Bufo spinosus) acompañaron a las ranitas meridionales por parte de los anuros.
Ya el sábado hicimos frente a las amenazas de lluvia y nos dirigimos al castillo de Monfragüe. De camino pudimos disfrutar con especies vegetales como el durillo (Viburnum tinus) o el madroño (Arbutus unedo), en un bosque más parecido a una laurisilva que al monte mediterráneo. El resto del camino lo amenizaron los buitres negros (Aegypius monachus) y leonados. Ya en el castillo, fuimos recibidos con la bienvenida del más codiciado por algunxs belloterxs: el alimoche (Neophron percnopterus), además de los vuelos del halcón peregrino (Falco peregrinus). Ya después de comer, continuamos la ruta hasta el punto más emblemático del parque, el Salto del Gitano. Allí al espectáculo de los buitres se sumaron la cigüeña negra (Ciconia nigra) y los confiados roqueros solitarios, uno de los pájaros más bonitos de los que pudimos disfrutar. La flora siguió dándonos alegrías con especies como la orquídea Ophrys tenthredinifera o la leguminosa Adenocarpus hispanicus, presente en los cortados de la zona.
El día se cerró con una nueva noche de anfibios, que dio paso al domingo, donde nuestro destino fue el mirador de la Tajadilla. Antes, un último vistazo a “nuestra” charca nos regaló a varios galápagos leprosos (Mauremys leprosa) asoleándose tranquilamente. Ya en la ruta de la Tajadilla, algunos pudieron disfrutar de los vuelos del águila real (Aquila chrysaetos) y del astuto zorro (Vulpes vulpes), mientras que otros nos dedicamos a observar la polinización del romero (Rosmarinus officinalis) y de Erophaca baetica, una leguminosa muy llamativa que inundaba todos los rincones del monte. El día finalizó con el adiós de la cigüeña negra frente al autobús, pero sobre todo con muchas ganas de la próxima actividad bellotera!

– Jorge Sereno

 

Anuncios

Salida a Villafáfila

El pasado 17 de febrero realizamos la primera excursión del cuatrimestre, nuestro objetivo era ver aves esteparias y aves invernantes en las Lagunas de Villafáfila.

Antes de llegar a la primera parada, un grupo de 20 avutardas (Othis tarda) se dejó ver desde el autobús, sin duda una de las especies estrella de la salida. Ya en el observatorio de la laguna de San Pedro, pudimos observar las primeras avefrías (Vanellus vanellus) del día, un grupo de ánades azulones (Anas platyrhynchos) y cercetas (Anas crecca), además de un tarro blanco (Tardona tardona) que parecía echarse una siesta mañanera.

El resto de la mañana la pasamos en la casa del parque. En la primera charca avistamos varias especies de las cuales destacaron, un par de cigüeñuelas (Himantopus himantopus), que nos sorprendieron ya que han aparecido un mes antes de lo que se esperaba, y dos especies de porrón, porrón europeo (Aythya ferina) y porrón moñudo (Aythya fuligula). En ambas fotos los machos están al frente y las hembras al fondo.

 

Entre observatorio y observatorio, nos encontramos con algún que otro paseriforme como el ruiseñor bastardo (Cettia cetti), algún afortunado llegó a ver zorro (Vulpes vulpes), pero lo que más llamó nuestra atención fueron los colores una oruga que se nos cruzó por el camino, Chondrostega vandalicia.

Chondrostega vandalicia

Chondrostega vandalicia

En la segunda laguna tuvimos la oportunidad de ver algunos zampullines comunes (Tachybaptus ruficollis) buceando y, el más interesante de los patos de la laguna, el ánade rabudo (Anas acuta).

Anas acuta

Anas acuta

A la salida, nos sorprendió una espátula (Platalea leucorodia) que atravesó volando la casa del parque.

Acabamos la mañana y nos trasladamos a la laguna grande. Al llegar allí avistamos una bandada de fringílidos, y para nuestra sorpresa, se trataba de pinzones reales (Fringila montifringila).

 

Después de comer le echamos un vistazo a la laguna, en la que observamos sobre todo ánsares comunes (Anser anser), tarros blancos (Tardona tardona) y ánades azulones (Anas platyrhynchos). Más tarde, decidimos dar un paseo para intentar ver algún ave esteparia, y así fue, vimos como 4 perdices (Alectoris rufa) salían corriendo al vernos aparecer.

El paseo acabo cuando llegamos a Otero de Sariegos, un pueblo abandonado en el que podíamos ver mochuelo (Athene noctua). Éste no tardo en aparecer, cuando quisimos darnos cuenta estaba en un palomar a escasos metros del grupo. Además del mochuelo, a todos nos llamó la atención un pajarillo que no dejaba de “retar” a la rapaz nocturna, chillándola y acercándose a ella. Tras echar un ojo a las diferentes guías concluimos que se trataba de un gorrión chillón (Petronia petronia), nunca mejor dicho.

 

Os esperamos en la próxima!

Foto de grupo

Taller de egagrópilas

Este lunes 4 de diciembre hemos realizado nuestro famoso taller de egagrópilas.
Tras una pequeña charla introductoria de nuestro compañero Pedro, nos hemos puesto manos a la obra, desmenuzando y desenterrando los cráneos y demás restos óseos que esconden estas regurgitaciones de las aves, (en este caso, de una lechuza (Tyto alba) salmantina).
Entre todos, y gracias a las claves, hemos identificado total de 4 especies de micromamíferos: musaraña gris (Crocidula russula), topillo campesino (Microtus arvalis), ratón de campo (Apodemus sylvaticus) y ratón moruno (Mus spretus). Además, también encontramos los restos de un insecto, un cráneo de un pájaro y un pollo de pájaro entero.
Además, hemos aprendido a diferenciar las características craneales y dentarias de todas las especies que han aparecido, desde la constitución carnívora de la musaraña hasta la vegetariana (que no granívora) de los topillos, pasando por la omnívora de los ratones.
Al final, hemos compartido los datos obtenidos gracias a las fichas de la SECEM, tras una breve explicación sobre las cuadrículas UTM. Si encontráis algún mamífero en vuestro camino y sabéis la localización, podéis ayudar a conocer su distribución gracias a estas fichas. Os dejamos el enlace aquí: Ficha para el Atlas de mamíferos terrestres de España

 

¡Esperamos que os haya gustado!

 

 

 

Lobo 2017

El pasado fin de semana lo pasamos en la Sierra de la Culebra, descubriendo sus caminos y tratando de encontrar al mayor depredador de la zona, el lobo ibérico (Canis lupus); con el mejor guía con el que se podía contar Javier Talegón.

 

El viernes salimos a medio día hacía Villardeciervos, lugar dónde nos esperaba Talegón para comenzar el fin de semana con una charla sobre el ecoturismo de lobos en la Península Ibérica, y continuamos la tarde con un taller “Conociendo al lobo en profundidad”, donde pudimos ver más cerca algunos cráneos de lobo y compararlos con algunos de perro (un mastín) y zorro.

Al terminar pusimos rumbo a Tábara, pueblo dónde dormiríamos viernes y sábado; una vez allí organizamos el lugar, cenamos y salimos a dar una vuelta nocturna, que aunque con algo de lluvia nos topamos con una hermosa salamandra (Salamandra salmandra).

El sábado tocó madrugar bastante para ir al punto donde realizaríamos la primera espera al amanecer del fin de semana, para tratar de ver al lobo en su hábitat; después de que saliera el sol, un rato mirando por el telescopio y pasando frío en el campo, conseguimos, después de disfrutar de mucho ciervo rojo (Cervus elaphus), atisbar nuestro objetivo, el lobo.

Ya entrado el día recogimos los telescopios y pusimos rumbo a San Pedro de las Herrerías, donde hicimos una ruta guiados por Talegón, interpretando los rastros y algunas especies interesantes que nos íbamos encontrando por el camino.

Por la tarde, después de solucionar unos problemillas técnicos con uno de los coches,  volvimos a realizar una espera, otra vez con éxito y esta vez incluso pudimos observar un ejemplar bastante grande de jabalí (Sus scrofa). Cuando se hizo de noche volvimos a Villardeciervos y allí asistimos a dos talleres “Las presas del lobo en detalle” e “Indicios de presencia de fauna”, donde pudimos conocer un poco más sobre las presas del lobo y conocer en más detalle sus rastros y parte de su anatomía.

Ya de vuelta en Tábara y después de cenar, volvimos a hacer una salida nocturna por la zona, esta vez sin lluvia y cuando parecía que nos íbamos a ir de vacío a la cama, aparecieron unos renacuajos de salamandra (o eso nos pareció) en una “casi charca” y el cielo nos regaló unas impresionantes vistas de las estrellas.

El domingo de madrugada, después de descongelar los coches,  hicimos una última espera al amanecer, en la que más de uno pasó bastante frío (aunque alguno parecía que estaba en pleno agosto), esta vez disfrutamos de varios ciervos, corzos (Capreoulus capreolus) y un zorro (Vulpes vulpes). Terminamos el fin de semana con una última charla sobre la conservación y propuestas de gestión del lobo, en la que conocimos un poco más a fondo la situación del lobo.

Después de comer y de un último paseo, recogimos las cosas y pusimos rumbo de nuevo a la civilización; en el camino paramos en el embalse de Ricobayo, no nos podíamos creer el bajo nivel del agua del embalse.

Muchísimas gracias a Javier Talegón por la actividad y la cercanía, nos vemos por la Culebra.

Muchas gracias a los pueblos de Tábara y Villardeciervos por dejarnos sus instalaciones para poder desarrollar la actividad.

Y por último muchísimas gracias a todos los que asististeis a la actividad.

 

¡Un saludo bellotero!

— Carol González.

Grullas 2017

El pasado fin de semana nos fuimos a conocer un poco la provincia de Salamanca visitando dos de sus enclaves más impresionantes: El entorno del Embalse de Santa Teresa y la zona del Bosque de La Honfría y Quilamas.
El sábado, a pesar de los problemas de última hora con el transporte, conseguimos llegar a Salvatierra de Tormes, donde pudimos observar al principal objetivo de la salida, la grulla (Grus grus). Desde varios puntos, pudimos ver cómo llegaban, bebían, se aseaban y competían por el espacio, además de oír su trompeteo, la música de las dehesas en invierno.
Por la tarde, después de disfrutar de la aparición inesperada de un águila real (Aquila chrysaetos), colocamos las cajas nido que hicieron los participantes del taller organizado por el Colectivo Bellotero hace unas semanas. Mientras tanto, tuvimos la suerte de toparnos con un bonito sapo común (Bufo spinosus), además de mudas de culebra de escalera (Zamenis scalaris), culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) y culebrilla ciega (Blanus cinereus) además de algún escorpión (Buthus sp.)
La noche la pasamos en el albergue de peregrinos de Fuenterroble de Salvatierra, no sin antes realizar una pequeña salida nocturna a por anfibios, que se cerró con un tritón ibérico (Lissotriton boscai) y un par de ranas comunes (Pelophylax perezi), además de la increíble vista de las estrellas.
Una vez recargadas las pilas, pusimos rumbo hacia nuestro siguiente objetivo: el Bosque de La Honfría, donde pudimos disfrutar de enormes castaños centenarios (Castanea sativa), acebos (Ilex aquifolium) y avellanos (Corylus avellana), a los que se sumaron varias especies de helechos como los Polypodium, líquenes como la Lobaria pulmonaria y aves forestales como el pico menor (Dendrocopos minor).
A medida que íbamos avanzando, el bosque eurosiberiano de la Honfría iba dando paso al monte mediterráneo en el impresionante paisaje de Quilamas, hogar de los buitres negro (Aegypius monachus) y leonado (Gyps fulvus), a los que pudimos ver y diferenciar claramente.
Tras comer y dar una última vuelta, volvimos a Salamanca, donde ya estamos esperando la siguiente salida.
Gracias a todxs por venir!

— Jorge Sereno.

 

Fotos de los maravillosos participantes de la excursión.

Así quedaron las cajas nido.

¡Aquí tenéis las fotos que hicimos en el taller de las cajas nidos!

Primero da las gracias a Miguel Blanco por visitarnos e impartir esta actividad.
Miguel nos dio una charla muy interesante sobre la importancia de las cajas nido y qué tipo de aves las utilizan. Nos enseñó varios ejemplos, tanto industriales como caseros, para aves pequeñas y grandes, muy bonitos y útiles todos ellos.
Después, nos proporcionó las herramientas y su conocimiento para hacer un montón de cajas nido con nuestras propias manos, y aquí podéis ver todos el bonito resultado 🙂

Muchas gracias una vez más a Miguel y a todos los que asististeis al evento, esperamos poder hacer más actividades así.
Trataremos de encontrar un buen sitio para colgarlas y volver unos meses después a ver si han sido utilizadas 🙂

– Cesar Llanos Guerrero.

 

 

Berrea 2017

El fin de semana del 29, 30 de septiembre y 1 de octubre, nos fuimos a Tábara, con la intención de poder disfrutar de la berrea del ciervo rojo (Cervus elaphus).

Realizamos 4 esperas en la Sierra de La Culebra, aunque tuvimos que pasar algo de frío y levantarnos muy temprano, pudimos disfrutar de varios machos de ciervo berreando, hembras, algún corzo (Capreolus capreolus), una piara de jabalís (Sus scrofa) e incluso algunos tuvieron la suerte de observar con los telescopios una pelea entre dos machos de ciervo… pero sobre todo pudimos escuchar a los ciervos desde el camino donde hicimos la espera.

El resto del día entre, espera y espera, nos movimos por los alrededores y encontramos gran cantidad de fauna interesante como una víbora hocicuda (Vipera latastei), un lgarto ocelado (Timon lepidus), un tritón ibérico (Lissotriton boscai), un sapo corredor (Epidalea calamita), una culebra de escalera (Rhinechis scalaris), un par de papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca)… Y numerosos rastros de diferentes mamíferos como el jabalí, el tejón (Meles meles), el corzo e incluso rastros de lobo (Canis lupus).

Antes de iniciar el camino a Salamanca el domingo decidimos probar suerte para hacer una espera de nutria (Luttra luttra) en el río Esla, que aunque no hubo suerte si observamos varias bandadas de cormorán grande (Phalacrocorax carbo).

Todas las fotos en nuestro Facebook: https://www.facebook.com/colectivo.bellotero/